Crónicas de unas muertes anunciadas

Laureano Benítez nos hace reflexionar sobre la crónica de unas muertes anunciadas. Hay que gente que está muerta y todavía no lo sabe, tan sólo le quedan un par de meses de vida, es triste, pero es así. Se ha hecho lo humanamente posible. Viven en sus mundos de mentira, en la falsedad inducida y morirán sin conocer el mundo en el que viven.

Sobre admin 2005 artículos
Pedro Rosillo, creador de la web y la novela El Arconte.

9 comentarios

  1. Pero quién se cree que todos esos médicos, enfermeros, jueces, periodistas y demás fantoches que corean este holocausto, o el mismo pueblo que traga hasta atrás, quién puede creerse que todos estos no tienen acceso a internet y la suficiente cultura como para no buscar otras fuentes de información que arrojen luz sobre todas las contradicciones que ha producido esta macabra farsa de la plandemia. Efectivamente esto es un infierno de cobardes, incomprensible para las personas que nos consideramos normales, no héroes, ni mártires, ni mucho menos genios, simplemente normales.

  2. Pues yo siento una rabia inmensa porque a pesar de haber estado avisando a todos mis conocidos de lo que suponia ese veneno que mata, muchos no me han creido y se han dejado inocular. Y ahora estoy frustrada porque ellos moriran y ya nada puedo hacer por salvarlos.

    • Lo mejor es que comiencen a morir las personas vacunadas de forma masiva y pronto, porque es la única manera de que la gente lo vea y dejen de vacunarse y no la impongan de forma obligatoria, sino va a ser peor para los demás.
      En fin

  3. Casi me hace llorar. Yo también me pregunto cuántos de los que conozco quedarán en pie, pero también me pregunto qué clase de persecución e infierno tendremos que vivir los que nos negamos a vacunarnos.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.